Limay adentro: el canotaje enamora a los neuquinos

Salir del encierro hizo que las personas miraran más el río y actividades recreativas como el canotaje. El auge de las escuelas y las claves para una remada segura.

Apenas se abrió la puerta para salir del encierro, las personas decidimos si íbamos a continuar la vida sobre la tierra o sobre el agua. Algunas elegimos la bici para redescubrir Neuquén, transitar la barda y recorrer subidas y bajadas a fuerza de pedaleo. Pero otras quisieron experimentar la bendita sensación de sentir el agua salpicando la cara. Y aunque era julio y escarchaba, se lanzaron con su kayak al Limay buscando aire de río.

Es así como desde hace meses que el canotaje se ha instaurado como una actividad en auge en la ciudad. No importa si hace frío o calor, los aficionados, profesionales y nuevos practicantes de la actividad, la han elegido como una de las favoritas de la pandemia. Así lo ve Araceli Balboa, quien es profesora de canotaje en el Club Santafesino desde hace cinco años y actualmente en la Escuela Municipal. “Es una actividad súper segura porque, en su momento, era una de las poquitas que se podían hacer al aire libre cuando se levantaron las restricciones. Vos te subís a un kayak y navegás sola, con todo un ambiente al aire libre despejado”, afirma.

Deja una respuesta